Latidos del asfalto

viernes, 30 de abril de 2010

Ni por Kouri ni por Lourdes

Lourdes Flores tilda a Alex Kouri de "señorito aristócrata".

Alex Kouri califica a Lourdes Flores de "pituca".

Lourdes Flores dice representar a la decencia y a la honestidad.

Alex Kouri pregona su alianza con los desposeídos y marginados.

Yo digo que ambos no sirven para gobernarnos. Ambos contendores aún no han mostrado propuestas tangibles, debidamente probadas y demostradas sobre cómo gobernarán desde el sillón municipal limeño. O sea, se repite lo que sucede en el Perú de manera secular: solamente caras y eslóganes populacheros que se lanzan al ruedo y en el camino van elaborando un plan de gobierno -si es que no lo empiezan a elaborar desde que asumen su mandato-.

No tiene nada de malo poseer dinero y ser pituco. Tampoco tiene nada de reprobable ser una persona de modestos recursos. Eso no debiera juzgarse. Debe juzgarse y evaluarse propuestas, señores.

Que la señora Lourdes no venga a construir todo su aparato político detrás de la mascarada de "la decencia y la honestidad". Tengo una anécdota que referir para desbaratar esa mascarada.

Mi padre es un próspero médico ginecólogo. Él es un tipo muy honrado. El más honrado que conozco, poseedor de una inteligencia sobresaliente. Mi padre vive en Chimbote y, por el año 2006, se enroló en las filas del partido de Lourdes para tentar una curul en el congreso y llevar un poco de decencia a ese nido de ratas. Tuvo que apoquinar cierta gran cantidad de dinero para poder participar en las elecciones internas del partido de donde se decidiría quién representaba a Chimbote. en propagandas y otra serie de estupideces se fue gran parte de sus ahorros. Tenía mi papá a dos competidores que se caracterizaban por su abrumador poder económico. De los tres candidatos, mi padre era el único honesto. Y no lo digo por ser yo su hijo. He tenido algunas discrepancias con mi padre en el pasado pero no debido al tema ético-moral. Mi padre siempre ha sido para mí un ejemplo de decencia, moralidad y, sobre todo, honradez. Los dos peces gordos, con sus ingentes cantidades de dinero sobrepasaron a mi padre y entre ellos se destruyeron a dentelladas, comprando votos de los más desposeídos y menos informados, quedando uno solícito a ser el representante de esa región. Según muy buenas fuentes, esos dos tipos con dinero habían amasado esas fortunas gracias a sus habilidades de zorros taimados y astutos. Eran corruptos hasta decir basta, como diría Bryce. Mi padre quedó muy desilusionado. Se había preferido el dinero a las ideas. Luego, Lourdes iría a visitar Chimbote y se pasearía del brazo con el pez gordo ganador de la contienda. Así que señora Lourdes, usted ni nadie representa a la decencia. Eso no existe. Todos hemos sido indecentes, todos hemos cometido excesos alguna vez.

Yo votaría por un candidato que se muestre tal cual, por un candidato que diga he fumado maruhuana, he hecho esto o lo otro. Por un candidato que diga soy pérfido, soy una mala persona, etc. Ese candidato sería un verdadero ser humano. Ese candidato no enfocaría su estrategia de campaña a ser "el santito" sino que presentaría un plan de gobierno debidamente fundamentado y refrendado, incluso, por sus enemigos públicos.

Con respecto al señor Kouri, ya demostré con qué clase de gente se junta para llevarla al poder. Esto lo he hecho en mi columna titulada "El asesor de prensa de Kouri celoso, tozudo y autoritario".

Creo que los votantes limeños deben fijar su mirada en los otros candidatos. La señora Susana Villarán no sería una mala opción. Habrá que revisar su plan de gobierno.

Hasta pronto

jueves, 29 de abril de 2010

Alan García o el estuprador del lenguaje

La sección "Plaza de Armas" del diario Perú 21 informa lo siguiente: "Alan acuñó nuevas palabras".

Según el artículo, el presidente García soltó las siguientes palabras durante un encuentro que sostuvo con la gente de prensa el día de ayer: "Protectivo", "Espionado" y "Amiguetismo".

Perú 21 fue muy indulgente al calificar a García de "acuñador" o "inventor" de palabras. Ese individuo es simplemente una persona que no sabe expresarse bien. Que dice "papa" cuando debe decir "camote". Eso no es ser un inventor de palabras sino un transgresor, violador y estuprador del idioma de Cervantes.

En lugar de "protectivo" debió decir "protector".

En vez de "espionado" pudo haber dicho más fácilmente "que está siendo víctima de espionaje".

Pudo haber utilizado "amiguismo" en vez de la barbaridad de "amiguetismo".

¿Cómo una persona que se expresa tan mal puede gobernar un país?

¿Con qué cara asiste a los colegios a arengar a los estudiantes a superarse si este presidente dificilmente puede expresarse de manera clara ante un auditorio?

Quizá, está tan nervioso por las arremetidas que vienen sufriendo sus más allegados áulicos, y por ello ya no encuentra las palabras adecuadas en su limitado vocabulario.

Serénese antes de hablar, señor García.

Un inventor de palabras es aquel que verdaderamente nos sorprende con un término totalmente nuevo. Pongo el ejemplo del señor Matías Martí (personaje de ficción, interpretado por Camilo José Cela, que participó en la película La Colmena, adaptación cinematográfica de la novela de Cela del mismo nombre). Matías Martí inventa la palabra "Bizcotur": Dícese del que sobre ser bisojo y mal encarado, mira con aviesa intención.

Hasta pronto

Váyase al diablo, señor García

Muchas veces me ha ocurrido que:

-Un amigo me dice que está organizando una reunión. Yo le digo que iré, pero luego me doy cuenta de que la pasaría mejor leyendo un libro o durmiendo, así que no voy. Incumplo mi palabra.

-La chica de la discoteca me dice que me ama mucho. Yo, que sí la quiero y amo mucho pero no del modo en que ella desea, le digo le también, para evitar que se sienta no correspondida. Juego con mi palabra. Miento.

-Una amiga, con la que tuve una relación fuera de los límites de la amistad, me implora que no publique una novela que estoy escribiendo en la que cuento, casi fielmente, los pormenores de nuestra pasada relación. Me escribe en un email que no publique nada de eso porque destruiría su matrimonio. Yo le digo que no se preocupe. Que no lo haré. Que confíe en mí. Pero no es cierto. Sólo se lo escribo para tranquilizarla y no me odie. Otra vez, jugué con mi palabra. Le mentí.

Modestias de lado, en lo que respecta al trabajo, sí suelo cumplir y honrar mi palabra. Pues en el trabajo se me confía ejecutar algo y con ello no se puede jugar.

Al menos, soy descarnadamente sincero cuando escribo y confieso mis miedos o fobias. Esta cualidad no la tienen los políticos. Los políticos suelen hablar muy distinto de como hablan cuando se encuentran en ámbitos familiares o amicales, engolan la voz y usan frases que no les pertenecen, aparentando ser lo que no son.

Así es Alan García: embustero, cazurro, bribón, cínico.

Ayer declaró: "si creen que yo voy a estar tapando, capoteando, ¡vayan al diablo! yo prefiero al país, para eso me han puesto acá".

No, señor García, usted sí tapa y capotea. Usted dice y ordena que se investigue porque sabe que ya no hay pruebas que puedan inculparle a usted o sus "compinches". Usted y ellos se encargaron de obliterarlas debidamente. Usted está al tanto de todas las "cochinaditas" de sus compinches. Los tiene cogidos por donde más duele. Y ellos saben de las suyas. También lo tienen cogido por donde más sufre. O sea que deben protegerse mutuamente.

No, señor García, el país lo ha puesto ahí (en el sillon presidencial) porque no quiso poner a un oligofrénico peor que usted en ese lugar; me refiero a Ollanta Humala. Si por el Perú fuera usted debiera estar purgando cárcel por la matanza aberrante del Frontón y. si existese el delito que mencionaré a continuación, por haber sido un pésimo presidente de 1985 a 1990. Con el agravante de no reconocer: "Sí, fui un presidente de mierda en ese período". Y no diga ahora que usted ha cambiado. Nones. Todo sigue siendo igual. Gracias a los audios vemos y oímos que la podredumbre reina y campea en su gobierno con total impunidad.

Sí, señor García, usted Váyase al diablo.

martes, 27 de abril de 2010

El asesor de prensa de Kouri celoso, tozudo y autoritario

Karina fue la primera enamorada con la que me inicié sexualmente. Mantuvimos una relación intensa de final aparatoso hace siete años. El romance murió cuando ella me dejó por un charapa que se había instalado hacía poco en el barrio donde vivíamos. Claro, tengo que aclarar que los tres: engañado, engañadora y amante selvático vivíamos en la misma cuadra en Los Nogales, Los Olivos.

Me dolió mucho aquella felonía porque me había entregado con genuina devoción a esa relación. Incluso, yo había bordado nuestros nombres en el trasero de un oso de peluche. Ese detalle a ella le había encantado.

Transcurrió el tiempo y yo me enamoré, también profundamente, de Claudia (ver artículo "Claudia, la literatura y yo" para más detalles). Nuestra relación, con altos y bajos, duró cerca de siete años. Karina ya no significaba mucho para mí. Podía verla pasar de la mano de un chico, u oír rumores de sus más recientes aventuras, y yo ya no sentía nada.

El último sábado 24 de abril, Karina y yo, luego de mucho tiempo, quedamos en vernos para comer un ceviche (¿así se escribe ceviche, con v? Ofrezco mis gramáticales disculpas si no es ese el caso) en un local llamado Laredo, al costado del hotel donde hicimos el amor por primera vez hace poco menos de una década.

Para ser descarnadamente sinceros, yo la cité en ese restaurante porque albergaba la posibilidad de que, luego del ceviche, nos dirigiésemos a la habitación que fue testigo de mi bienvenida al mundo masculino.

Debo decir que el restaurante, para estar ubicado en la fea zona en la que está, es muy bueno. Karina y yo nos tomamos unas cervezas, además. Un mozo nos servía diligentemente la cerveza cuando nuestros vasos quedaban vacíos. Buen servicio.

Durante la conversación, Karina rememoró todos los momentos de nuestra pretérita relación, incluso muchos detalles que yo -poseedor de una precaria memoria- ya había olvidado. Es más, había detalles que me parecía oirlos por primera vez. Lo que me quedó muy claro fue lo que ella me decía cada cierto tiempo: "Siempre quedé muy arrepentida de haberme alejado de ti". A buen entendedor, pocas palabras.

Luego del ceviche, nos fuimos a un bar por la avenida Izaguirre para continuar nuestra conversación. Era un lugar regentado por charapas y de aspecto bullicioso. Un hombre, acompañado de un puñado de músicos, cantaba las cumbias del momento. Al poco rato se nos unió su amiga Mariela. La experiencia fue muy enriquecedora: Mariela era una loca del carajo. Llegamos a congeniar muy bien.

En algún punto de nuestra estadía le dije a Karina que necesitaba sacar dinero del cajero. Mariela aceptó quedarse al cuidado de nuestra mesa. En el taxi camino al cajero, Karina y yo nos besamos desenfrenadamente. El taxista nos miraba por su expejo retrovisor. Ese instante selló nuestro regreso como enamorados. Aunque, claro, yo le dije: "Karina, nuestra relación de hecho no será como la de antes. Tú aún estás de enamorada con Anibal. Están peleados, lo sé. Ya no quieres estar con él, lo sé. Pero te pido una cosa: quiero que esta relación sea lo mñás abierta posible. O sea, quiero que me tengas confianza y hagas lo que mejor te parezca. Eso sí, entre nosotros tiene que prevalecer algo muy importante: La Amistad". Con todo eso le estaba diciendo, muy sutilmente, que ella podía estar con el chico que desease, si le provacaba besar a un chico guapo "go ahead". Yo no me iba a molestar, porque así son las relaciones humanas. El ser humano no ha sido creado para estar atado a una sola persona. Eso es antinatural. A mi concepto, la monogamia es una perniciosa destructora de las más enriquecedoras relaciones humanas.

Después de un y mil acontecimientos ese sábado en el Tequendama, en la madrugada del domingo fuimos a un hotel. Le hice el amor. Ella no sintió nada porque estaba muy cansada y ni bien se echó en la cama comenzó a soñar con los angelitos.

Sin embargo, ayer la vi nuevamente. Nos encontramos en Megaplaza. Los dos sabíamos a lo que habíamos venido, así que sin demora nos dirigimos al mismo hotel de la madrugada del domingo.

Ella me había contado de Anibal. Es digamos, su último enamorado antes que yo. Los últimos dos años han convivido juntos en el departamente que él posee en una zona céntrica de Los Olivos. Anibal llegó a hacerse muy amigo del papá de Karina. Esto se debe a que a Anibal le gusta mucho la política y, hace un año, dejó la odontología para dedicarse (como dicen los futbolistas) "de lleno" a ser Jefe de Prensa de Alex Kouri. Karina me contó: "Anibal trabaja en prensa para Kouri. Saca todo lo bueno de Kouri, nada más. Y ahora más, porque están en campaña".

Últimamente, Anibal ha estado llamando a Karina constamente, rogándole para regresar. Ayer, mientras hacíamos el amor en aquel hotel, el celular de Karina no paraba de vibrar. El molesto sonido que emanaba de ese celular, rompía mi concentración por momentos. Tenía que redoblar mis besos y caricias para apuntalar mi abanderamiento.

Karina me contaba que unos mensajes, Anibal le decía: "Seguro estás con otro. Eres una pendeja".

¿Cómo es posible que un Jefe de Prensa de Kouri se exprese de esa manera de la mujer que alguna vez amó o sigue amando? ¿Son ese tipo de personas que queremos que nos gobiernen? ¿Personas que no saben reconocer que han perdido una batalla en el amor y por ello insultan al ser amado de la manera más ruin? Le sugiero leer a Wilde. Wilde es un buen maestro en la cuestión de saber amar y saber perdonar.

Por si fuera poco, mientras Karina y yo bajábamos las escaleras del hotel para dirigirnos a recepción y poder yo recoger mi DNI y devolver la llave del cuarto y el control remoto, Karina me dice: "¿Mi pantalón tiene un hueco por mi pierna?". Yo la reviso y le digo que sí, que había un hueco en su blue jean. Quiero mencionar que Karina tiene un buen par de piernas, un excelente tafanario y unas magníficas y "juicys" tetas.

Bromeando le dije: "Seguro Anibal tuvo una mala puntería y te dio en la pierna". "No, tonto", me dijo ella, "esto lo hizo con unas tijeras para evitar que yo saliera a una discoteca".

Creo que ese último dato pinta de cuerpo entero a ese Asesor de Prensa de Kouri, un tipo impulsivo que comete puerilidades para evitar que su "amada" huya. ¿Así se gobierna acaso? ¿Con intolerancia? ¿Con actitudes que están reñidas con la más irrestricta libertad del ciudadano? ¿Arruinando un blue jean que él ni siquiera ha comprado?

Si el señor Kouri se rodea de ese tipo de personas, es mejor que tengamos cuidado, ciudadanos de Lima, al momento de escoger a nuestras autoridades. Por ello, señor Anibal le recomiendo una vez más empaparse de literatura liberal y, humildemente, que lea mi artículo "Claudia, la literatura y yo" para que sepa como actúa un buen amante del amor libre y liberal en estos casos.

Hasta pronto

lunes, 26 de abril de 2010

Chávez arremete y Juan M. Santos se arrodilla

Las elecciones para elegir un nuevo presidente colombiano se aproximan.

Chávez, dictador de Venezuela -digo "Dictador" a pesar de que el señor Chávez ha sido elegido democraticamente porque, como bien dice Javier Perez de Cuellar en una entrevista para Peru21, "un gobierno no es democrático porque gana una elección: es democrático porque practica la democracia". Y Chávez, desde que se enquistó en el poder jamás a aspirado a ser un demócrata sino, más bien, un sátrapa.

Entre los candidatos dispuestos a tentar el sillón presidencial colombiano está el señor Juan Manuel Santos, quien fue ministro de Defensa desde el 2006 hasta el 2009.

En el año 2008, el ejército colombiano -bajo mandato del señor Santos- atacó a una facción de la guerrilla de las FARC en territorio ecuatoriano. Como resultado del enfrentamiento bélico, pereció en la refriega el terrorista apodado "Raúl Reyes". Este personaje era el número dos de ese mando paramilitar criminal.

Fue un triunfo para los demócratas y una baja considerable para los enemigos de la humanidad y amigos de las FARC. Tal fue el caso de Hugo Chávez y su áulico Rafaelito Correa, quienes censuraron la actuación del ejército colombiano por haber invadido territorio ecuatoriano.

Para empezar, ese no era asunto de Chávez. Pero este personaje tiene por costumbre meter las narices donde no le incumbe. Él arguía que el territorio ecuatoriano era inviolable y que se debía pedir permiso al jefe de gobierno de ese país.

Segundo, pongamos este ejemplo: Un avezado ladrón entra a tu casa. Asesina a varios miembros de tu familia. Tú lo sorprendes y decides enfrentártelo -previamente habías cogido el mismo cuchillo que el ladrón dejó en el piso por descuido-. El ladrón al saberse inerme, huye despavorido. Se encarama al techo e invade el techo de tu vecino. ¿No entrarías tú en la propiedad de tu vecino para capturar a aquel ladrón que no sólo ha dañado a los tuyos sino que ahora puede lastimar a tus vecinos? ¿O primero le avisarías a tu vecino que hay un ladrón en su techo y luego le pedirías permiso para poder capturarlo, mientras el ladrón ha fugado a otros techos quedando su crimen impune? Obviamente tu vecino va a entender que era NECESARIO que irrumpieses en su propiedad porque había un objetivo de bienestar general que debía cumplirse: capturar al criminal.

Pero para Chávez, "Raúl Reyes" no representaba una amenaza. Al contrario, eran aliados. Por ello es que, en lugar de celebrar la muerte de ese criminal, arremetió con toda su soflama ridícula y estúpida en contra del presidente de Colombia Uribe y de su ministro de defensa.

En aquella ocasión, Santos dijo sentirse "orgulloso" de lo que hizo. Muy bien por Santos. Sin embargo, Chávez ha manifestado recientemente que "Santos, de presidente, pudiera generar una guerra en esta parte del mundo". Luego dijo "Si quiere ser presidente, tiene que comenzar diciendo: 'Me equivoqué' y ofrecer disculpas". El Dictadorzuelo bolivariano se había pronunciado.

Santos, que como todo político procura llevarse bien con su entorno para llegar al gobierno, ha dicho que "en caso de resultar electo presidente de Colombia, aspira a reunirse con Chávez para limar asperezas".

Imposible, no se puede limar nada con un dictador, con un tirano que sojuzga a todo un pueblo, amenazando su irrestricta libertad de expresión y sus derechos más básicos. Ahí se cayó el señor Santos. ¿Por qué se ha puesto de rodillas ante ese tirano? Todo lo que hizo con una mano lo acaba de obliterar con la otra.

Santos debió haber dicho: "No tengo nada que hablar con un Dictador. Es más, me ratifico, sigo estando orgulloso por lo que hice".

Si yo fuese colombiano no votaría por el señor Juan Manuel Santos. Una vez que alguien declina en sus ideales, va a declinar para siempre.

Hasta pronto

sábado, 24 de abril de 2010

Casi me linchan en la Primaria

La matanza a golpes de un niño de siete años por parte de dos de sus compañeros de clase es un hecho lamentable y sorprendente. Este fatídico hecho ocurrió en las afueras de un humilde colegio en Huánuco el viernes 16.

Las noticias cuentan que los niños que cometieron el hórrido crimen eran hermanos de ocho y diez años de edad respectivamente. Estos hermanos acosaban a la víctima, de nombre Joel Bravo, a toda hora, especialmente durante los recreos. Según se especula, los maltratos y acechanzas se debían a que el menor Joel era una alumno aplicado y estudioso. Esto causaba la irritación y, me imagino, envidia de los dos hermanos.

Este penoso suceso trajo a mi memoria mi época escolar en el colegio José Martí en Los Olivos. Yo cursaba el segundo grado de primaria. Era el año 1990. Ahora puede parecer inverosímil si el lector de esta columna llegara a conocerme, pero lo cierto es que durante toda mi primaria fui el primer puesto en ese colegio. No me enorgullece ese hecho, simplemente así sucedió. Tengo buenos motivos para explicar los seis primeros puestos que ocupé desde el primer grado hasta el sexto. Un motivo: mi salón estaba compuesto por veinte alumnos. Éramos pocos. Dos: Quizá la exigencia no era muy rigurosa si se la compara con la exigida en otros planteles. Tres: mis compañeros preferían disfrutar de su niñez en vez de hacer las tediosas y aburridas tareas.

Recuerdo que en ese año de 1990, unos compañeros me emboscaron a la salida del colegio. Esto ocurrió en el segundo mes de clases, creo. Para esto, desde el año anterior, sin querer, me había granjeado el respeto de mis maestros y de la directora del colegio. Era un niño que hacía todas sus tareas y solamente sabía obtener veintes en las pruebas.

Un buen día, la campana de la salida nos indicó que era la hora de retirarnos a nuestras casas. Luego de efectuar la formación de salida, me dirigí a la puerta del plantel a esperar a mi madre a que viniese a recogerme. Sin embargo, como ya el camino me era familiar y, como mi madre no aparecía, decidí dar unos cuantos pasos. En ese instante, alrededor de seis o siete compañeros de la clase me acorralan. Formaban un círculo perfecto cuyo centro era yo. Mientras el círculo se hacía más pequeño en torno a mí, algunos de los que conformaban el círculo me decían que me iban a pegar porque era muy creído. La verdad, yo no recuerdo haber sido creído en esa época. Quizá me odiaban un poquito por ser el "preferido" de los maestros. Gran daño que hacen los maestros al demostrar preferencias por el alumno que se saca las mejores calificaciones. Esos halagos excesivos terminan haciéndole daño al receptor de esos elogios, malquistándole con el resto de sus compañeros, quienes seguramente se sienten menos, volcando todo su pueril odio contra ese "chanconcito" de la clase.

Al ver las furibundas caras de esos amigos, comencé a llorar y a correr. Me abrí paso entre ellos y corrí rapidamente hacia mi casa. Las lágrimas, que estoy seguro se debieron a la humillación que sufrí, no tanto a la inminencia de ser golpeado, daban contra el duro asfalto de las pistas que recorría.

Quien sabe, yo pude haber sido el primer niño en ser linchado por sus compañeritos de clase.

Hasta pronto

viernes, 23 de abril de 2010

Laura Bozzo, Carlos Carlín y la homosexualidad

Para empezar, ¿por qué la gente empieza a malquistarse lanzándose epítetos discriminatorios de todo calibre y en todo sentido?

Que a Laura Bozzo le hayan dicho que está así o asá por su aspecto físico, me parece discriminatorio. Cualquiera tiene derecho a llevar el cuerpo en la forma que quiera. Es decir, la gente que la ha criticado no está exenta de algún día poseer un cuerpo algo parecido al de Moon-Ra El Inmortal. Nadie tiene la culpa de que exista gente fea -me incluyo por supuesto-. Las apariencias físicas no son motivo para criticar a la gente. Cada uno es dueño de su cuerpo. Es en el campo de las ideas en donde deben librarse las contiendas entre personas. Contiendas que deben disputarse alturadamente, dejando cizañas y calificativos discrimantes de lado.

Por otro lado, la señora Bozzo, y en general cualquier persona, tiene derecho a expresarse como mejor le parezca. Por eso vivimos en "democracia". Pero, es más bajo aún responder con ofensas tendenciosas cuando te atacan. La señora Bozzo se auto proclama "la reina de los gays en México". Pobres gays de México ¿Qué pecado habrán cometido para que su reinado esté a cargo de la señora Bozzo?

Si Laura fuese tal cosa que ella proclama ser no le diría al primero que lo insulta "Carlitos, sal del closet". Que Carlos Carlín sea gay o no, ¿lo hace mejor o peor persona? ¿Por qué el término gay se ha convertido en sinónimo de perversión y maldad?

Si fuera un chico gay mexicano movilizaría a mis compañeros para destronar a Laura de su "reinado".

Hasta pronto.

jueves, 22 de abril de 2010

García no opina sobre Del Castillo

Al Presidente García se le eligió, en teoría, para que solucionará la mayoría de los problemas que agobian a los peruanos. En la práctica, se le eligió para que no ganara Humala. Es decir, los peruanos hemos llegado a un punto en el que desechamos mejores opciones y nos quedamos con las dos peores. Ese tema para por el nivel de sanidad mental de los electores.

Además, el Presidente debe tener opinión y expresarla puesto que nos representa ante el mundo y ante sus propios electores y no electores.

A pesar de que no se ha encontrado aún una prueba demodelodara en contra de García dentro del bosque de audios retenidos, yo sospecho que él es el cerebro detrás de las operaciones de encubrimiento y corrupción en el caso Business Track. Por tanto, sus exhortaciones al Ministerio Público y al Poder Judicial para que culminen con las investigaciones del caso BTR son meros saludos a la bandera. Las pruebas que lo inculpaban, mencionaban o conectaban con la corrupción, seguramente ya fueron soterrada y eficientemente obliteradas por sus esbirros, entre ellos el controvertido, y aún general, Hidalgo.

Ahora que Jorge Del Castillo ha sido inculpado en el caso de permuta de viviendas con su amigo Vera Gutiérrez para favorecerlo con la emisión de una ley, García ya no dice una palabra sobre el que consideraba, hasta hace un mes y medio, su "compañero y hermano".

Hace mes y medio, García decía sobre Jorge Del Castillo que era "la mejor carta" del APRA para los próximos comicios electorales. Sin embargo, cuando se le preguntó ayer, al término de la sesión del Consejo de Ministros, sobre Del Castillo, García dijo: "Como presidente, no entro en la calificación o en el dictamen de esos temas". Luego, añadió: "No tengo nada que declarar sobre eso".

Claro que tiene que declarar. Como presidente, usted señor García, debe declarar sobre cualquier tema que afecte la credibilidad del sistema de Gobierno. Porque todo lo que está sucediendo recae sobre usted que es el jefe de esa sarta de apandillados que, día a día, van cayendo con los auidos que salen a la luz.

Hasta pronto

martes, 20 de abril de 2010

Jorge Del Castillo y Vera Gutiérrez (novelado)

Un nuevo petro audio ha salido a la luz. Esta valiosa prueba conforma un diálogo sostenido por el presidente de Perupetro Daniel Saba y el conocidísimo ex funcioanrio de esa institución Alberto Quimper. Este nuevo audio sindica claramente a Del Castillo como propulsor de sus influencias a favor de un amigo, moviendo par ello una serie de mecanismos y amiguismos.

Trataré de explicar el caso -de ese modo me probaré si todavía tengo algo de capacidad de retención-:

1)Amistad entre Del Castillo y Vera Gutiérrez. El señor Jorge Del Castillo es muy amigo del empresario constructor y petrolero Julio César Vera Gutiérrez. Se conoce que Vera Gutiérrez es propietario de la compañía Petrolera Monterrico. Cierto día, el señor Vera se preocupa pues su empresa necesita beneficiarse de la Ley de Incentivos a la Explotación en Pozos Petroleros, la cual había sido promulgada en el año 2003. El señor Vera, muy amigo de Jorge Del Castillo, le comunica su problema. Simularé una conversación -todos hemos tenido amigos, y cuando se hablan de estos temas de acuerdos bajo la mesa, uno olvida distinciones y habla con ellos deslavadamente-: "Jorge, brother, mira tengo un problema aquí con esa ley de incentivos. ¿Tú crees que me puedas dar una mano con ese tema?", dijo Vera. "¿Qué necesitas?", dijo Jorge. "Una ampliación de esa ley, pues. A cambio tengo por ahí una casa bien parada en San Isidro, cerca al Golf, una zona de la putamadre, que te puedo ceder por una bicoca", dijo Julio, consciente de que eso removería la codicia y consiguiente actuación de su amigo. "No hay problema cuñao. Voy a mover mis hilos en el Parlamento", dijo Jorge, feliz de cumplir su anhelado sueño de vivir cerca del Golf.

2) Jorge Del Castillo y el Parlamento. Me imaginaré un diálogo entre Jorge Del Castillo y el congresista aprista José Carrasco Távara: "Pepe, necesito un favor", dijo Del Castillo, estaba sentado sobre su bañera, alucinando su futura vivienda en San Isidro. "¿Cuál será, Jorge?", dijo José, sabiendo que a Jorge o a Alan no se les puede negar nada. Total, estaba en el congreso gracias a esos dos. "Que me hagas una ampliación de la ley 281909. Eso es todo. Presentas tu proyecto de ley y que se aprueba a la brevedad", dijo Jorge, un pedazo de ceniza de su puro se descolgó y cayó sobre el agua jabonosa. "Perfecto, Jorge. Así se hará", dijo José y colgó el teléfono.

3) El proyecto de ley se presenta el 18 de enero del 2008. Actualmente, según Peru21, el proyecto, firmado por Carrasco, "se encuentra en un cuarto intermedio en la agenda del Pleno del Legislativo, a la espera del consenso para su aprobación".

4)Escena de la conversación entre Del Castillo y Vera Gutiérrez. (10 días después de la presentación del proyecto)

-Julio, ya se presentó el proyecto. Esa vaina la aprueban en un toque. Así que ya cumplí con mi parte. ¿Qué hay de la tuya?-dijo Jorge mientras se preparaba un pan con queso en la cocina de su modesto chamizo sito en Chacarilla del Estanque.
-Perfecto, Jorge. Me has salvado. Era lo que necesitaba. Te explico lo que haremos para que esta jatazo en San Isidro sea tuya por practicamente nada-dijo Julio.
-Eres un pendejo, Julio. Por lo que he hecho deberías regalármela nomás-dijo Jorge, probando a su amigo, a ver si aflojaba.
-No seas huevas pues brother. Con razón te joden de lorna. Si te la regalo la gente va a sospechar. Vamos a hacer como que te la vendo, pero por practicamente nada ¿Ok?. Ahora, atento porque como eres medio lenteja de repente no entiendes. Mejor saca papel y lapiz-dijo Julio, medio en broma. Jorge no lo tomó a la broma y sacó papel y lápiz-. Te explico: Yo te vendo este departamento de 300 m2 en el Golf, que está de la putamadre, por practicamente nada. Pero tú me das tu casa de Chacariila del Estanque más un pago adicional de 10 mil dólares-dijo Julio.
-Ah, chu... Oe, tío, pero esta jato de Chacarilla me costó solamente 117 mil cocos. Tu jato de San Isidro vale mucho más. La gente va a sospechar-dijo Jorge, mordiéndose las uñas.
-No, huón. Tú tásame tu house a 170 mil y asunto arreglado-dijo Julio.
-Perfecto-dijo Jorge, feliz de la vida.

4) Ayer en el programa de Prensa Libre se da conocer el audio en donde no se puede tapar el sol con un dedo en cuanto a la participación de Del Castillo. A continuación, transcribo la parte que le menciona:

Quimper: Qué tal, oye le miércoles estuve con Del Castillo.
Saba: Ya.
Quimper: Por un motivo que no tiene nada que ver con Perupetro ¿no? Pero cuando me estaba despidiendo me dijo, 'oye, hay asunto de la Petrolera Monterrico, en Perupetro, si lo pudieran apurar porque Vera Gutiérrez me ha hablado'. Él es muy amigo de Vera Gutiérrez...

5) Ahora, reproduzco el diálogo que echa de cabeza al congresista Carrasco Távara:

Quimper: Eso del lote de la selva, es fantástico (...) Unos noruegos que han comprado Perú Mercantil han comprado... Les han cedido la posición contractual... de lo que era mercantil, ¿ya? Y han contratado hermano... han hecho un lobby en el Congreso contratando al Carrasco Távara para que se haga de una ley, ordenando que se prorrogue a cambio de nada, te das cuenta...

6) Ya pues Del Castillo y Távara, con semejante acusación, yo, en sus lugares, me retiro de la cosa pública y buenas noches los pastores. Pero sé que ustedes no lo harán porque lo único que saben hacer es ganar dinero a través de los contribuyentes. Han hecho de la política su modo de vivir. Y a la edad que tienen, a qué otra cosa se podrían dedicar.

Hasta pronto

lunes, 19 de abril de 2010

Sedapal y el maloliente negociado con TKFC Reprex

En el año 2009, la empresa TFKC Reprex fundada por el ex jugador de fútbol Julinho firmó un millonario contrato con la empresa estatal Sedapal. ¿Para qué? Para que TFKC Reprex construya dos plantas de tratamientos de aguas residuales en San Bartolo. TFKC Reprex era una empresa novel que buscaba surgir y lo hizo, nada más y nada menos, que con un millonario contrato, a los pocos días de su fundación. Qué suerte, ¿no? Y a los que recién nos insertamos en el mundo laboral nos dicen que tenemos que empezar desde abajo. Claro, no empiezas desde abajo si tienes magníficas relaciones.

Resulta que hubo extensas dilaciones en las operaciones de la contrucción de las plantas. Se empezó a investigar el por qué. Pero claro, no lo hizo ningún poder inquisitivo del Estado sino un diario. En este caso Perú21. Últimamente todos los destapes surgen a través, y gracias, a los medios de comunicación y no debido al aparato judicial de este país.

Entonces, la Comisión de Fiscalización del Congreso lleva algunos meses investigando el caso. Recientemente, ante esta comisión, vertieron sus explicaciones sobre el irregular contrato los funcionarios que trabajan para Sedapal o trabajaron en dicha institucuión. Sus explicaciones no pudieron justificar el heteróclito arreglo contractual entre Sedapal y TFKC Reprex.

Por otro lado, las investigaciones de los parlamentarios -al fin demuestran algo de agudeza en estos temas de investigación los moradores del congreso- determinaron que "Sedapal transgredió la Ley de Contrataciones del Estado al haber aprobado el contrato con TKFC Reprex cuando ésta aún no estaba inscrita en el Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado (OSCE), requisito indispensable para celebrar cualquier negocio con las entidades públicas". (El texto en comillas pertenece a Peru21).

O sea que Sedapal, organismo del Estado, viola cualquier regla que obste su camino para favorecer los bolsillos de sus funcionarios y comechados y hace lo que le viene en gana: contrata a un proveedor que ni siquiera pertenecía al ámbito de proveedores aprobados debidamente por la OSCE.

¿Qué podemos esperar los ciudadanos de un Estado que soslaya sus propias reglas de juego?

Hasta pronto

domingo, 18 de abril de 2010

Fuerza 2011, C90, Sí Cumple y demás tonterías

Es obvio que el fujimorismo tiene como único líder a Keiko Fujimori. Esta "precandidata" no tiene otro atractivo para sus electores y correligionarios que ser hija del ex presidente Alberto Fujimori. Lo que pueda decir en cuanto a un plan de gobierno es irrelevante. Si la gente votara por ella masivamente sería por la oriflama del gobierno de su padre: "conseguir hacer prosperar al país no importando si hay corrupción o no: efectividad antes que moralidad". Obviamente, yo votaría por ella si la segunda vuelta fuera entre Humala y ella. Alguien tiene que gobernar el país, de todos modos. Para eso existen las elecciones.

Me parece sumamente hipócrita cuando Keiko, en la entrevista publicada hoy en Perú 21, dice que ella aún es precandidata y que no sabe si llegará a ser candidata pues antes, su candidatura tendrá que propugnarse luego de una elección interna en su partido. Qué tal doblez moral de esta gente. El partido es de ella; sin ella como candidata, Fuerza 2011 no ganaría ni las elecciones vecinales del barrio donde vivo.
Que diga de una vez: "Sí, yo voy a ser candidata de Fuerza 2011".

Fuerza 2011 -partido que la señora Fujimori creó porque algunos de los dirigentes de sus satélites Cambio 90, Nueva Mayoría y Sí Cumple se le habían revelado y habían adquirido cierto tipo de independencia- es un partido que solamente ha sido creado para propulsarla a la Presidencia de la República. Por ello, me resulta gracioso leer lo que ella expresa en Peru 21 en las página 8: Luego del revés en unificar a sus partidos adláteres, "tomé la iniciativa de formar Fuerza 2011, no solamente para que todos ellos puedan encontrarse en una nueva institución, sino que nos permita convocar a gente joven, independiente, que quiera participar en los próximos procesos electorales".

Un partido que lleva el nombre de Fuerza 2011 no puede pretender durar más allá de estos próximos comicios. El hecho de que en torno al Fujimorismo hayan aparecido numerosos partidos demuestra claramente que el afán de crear una política de bases duraderas e ideales progresistas simplemente no existe. En este país -y en el Fujimorismo- sólo hay cabida para la inmediatez. Aquí no se crea nada a largo plazo, las ideas se establecen para acapararlo todo "ahorita" sin pensar en el futuro.

Hasta pronto

sábado, 17 de abril de 2010

Caso del general Hidalgo

Es lógica y concebible la cola de protestas, insidias y maledicencias que se originan cuando una persona que sirve al país no reconoce sus desacatos.

El teniente general Arturo Dávila Vega, Jefe del Estado Mayor de la PNP, ha renunciado debido a las desavenencias que tiene con el manejo del caso del general Hidalgo.

Como se recuerda, el general Hidalgo fue sorprendio -y grabado- saliendo del hotel Helíxir con una mujer que no era precisamente su esposa. Por si eso fuera poco, este general utilizó también un vehículo estatal para movilizarse clandestinamente y satisfacer sus deliquios extramaritales.

El día 9 de abril, una junta integrada por los policías Dávila, Walter Rivera y Luis Muguruza sugirieron que el general Hidalgo sea retirado de la PNP. El día 12 de abril, el Tribunal Militar pasó a ocuparse del caso lo cual se leyó como un "salvavidas" para Hidalgo.

No harían falta tantas investigaciones, enredos y galimatías si el general Hidalgo hiciese honor a su apellido y, con hidalguía, se retirase de la organización policial, pues con tan flagrante prueba, las excusas salen sobrando y mellan el prestigio de la persona encausada y, dolorosamente, la respetabilidad de la policía.

Hasta pronto

jueves, 15 de abril de 2010

Una historia de prostitución

El domingo 4 de abril por la mañana me desperté muy temprano. Mi abuelita ya me esperaba a la mesa de nuestra pequeña salita con un desayuno frugal pero cargado de mucho cariño.

Mi madre ya había comprado el diario y lo había dejado sobre la mesa para que su hijo –vago desde hace tres meses- se informara debidamente de las menudencias cotidianas que produce nuestro país.

La portada del diario prometía un suculento reportaje en su interior: Sexo y dinero. Primer caso de lavado de dinero procedente de la prostitución. Lo primero que veo al abrir la primera página fue la foto de la fachada de un local en el que tuve la oportunidad de estar hasta en tres ocasiones. Era la foto del night club y protíbulo clandestino “La Estación”.

Leyendo el diario me entero de que “La Estación”, así como los locales “La Anaconda”, “Las Rocas”, “El Naranjito”, además del hotel “Las Fraguas”, les pertenecen a la familia Pablo Santos. Esta familia está compuesta por el señor Marcial Pablo Muñoz, Constancia Susana Santos Luis y el heredero Yovani Henry Pablo Santos. En el informe del diario se les sindica como lavadores de activos que provienen del proxenetismo. A pesar de que ha habido algunas órdenes judiciales que ordenaban la reclusión de la señora Constancia, ella jamás ha pisado un penal. Una de sus condenas fue por la supuesta prostitución a menores de edad. Este “clan” no ha podido justificar cabalmente un desbalance de casi dos millones de soles en su erario.
A la pareja se la ha venido investigando cerca de un año y, durante las pesquisas, no ha podido demostrar cómo adquirieron cinco fastuosas casas y cuatro opulentos automóviles, además de las abultadas cantidades de dinero que medran en sus faltriqueras bancarias.
La mujer ha manifestado que percibe ingresos mensuales de cuatro a cinco mil soles mensuales gracias a la empresa Arco Iris del Norte que co-fundó con su esposo y su hijo. En conclusión, esta gente niega dedicarse al proxenetismo. Según ellos, sus night clubs son lugares que rozan la santidad.

Yo puedo dar fe de que, al menos en “La Estación”, se ofrecen chicas a un precio no menor a sesenta soles para colmar las lúbricas expectativas de la no tan distinguida concurrencia. Lo que no puedo asegurar es que, en medio de esa gavilla de mujeres semidesnudas que ambulan en el interior del local, existan chicas menores de edad.

Había empezado a trabajar en una empresa minera de relevante prestigio y, por tanto, adquirí cierta solvencia para satisfacer mis vedados gustos cuando estudiante pobre en la universidad. Me embriagué por el súbito poder que me confería el llevar más de cien soles en el bolsillo. Mucho más. Tenía un deseo soterrado que quería cumplir con prontitud: visitar un night club más o menos caro y follar con alguna de las damas que allí trabajaban. Por eso, un sábado después del trabajo, y luego de haber cenado y duchado en mi casa, fui hacia Los Olivos. Tres horas después de haber bailado en el Tequendama –discoteca pequeña y acogedora en las inmediaciones del boulevard- cogí un taxi. Tuve un poco de pudor para dirigirme al taxista y decirle adónde quería que me llevase. Apenas, barboté el nombre: “Scarlet”. El tipo, detrás de su volante y con la mirada cansina, asintió. Habrá pensado: “Otro arrechito más que ha fracasado en pescar una chica en la discoteca y va a tener que pagar para no tener que correrse la paja en su casa”. En Independencia están todos los night clubs del Cono Norte de Lima. En ese momento yo no lo sabía. Sólo sabía que quería ir al Scarlet y arrendar los servicios de una mujer, de esas mujeres que cobran arriba de doscientos soles.

Tras pagar 25 soles en la entrada, ingresé al local del Scarlet. Una muchedumbre de hombres celebraba las insulsas, consabidas y gastadas bromas que Paola Ruiz les endilgaba. Cuando caminaba entre las filas de esos hombres, sentados y con copas de licor en las manos, hacía retumbar sus caderas. Movía el culo y los hombres aplaudían, eufóricos. Me fui a la barra. El ticket que me habían entregado podía canjearlo por un trago. Con el vaso en la mano me senté en un taburete y divisé el panorama. Había chicas para todos los gustos. Opté por una que descoyuntó mi caletre; tenía tetas grandes, culo enorme y piernas turgentes. Cobraba 280 soles. Acepté el precio y subí hacia las habitaciones de la mano de tan espectacular mujer.

Casi todos los sábados asistía al Tequendama. Necesitaba descargar las tensiones del trabajo y conocer alguna chica en la discoteca con la que pudiese pasar un “buen rato”. Recuerdo que un sábado, al concluir las rutinarias labores de mi entonces trabajo, acordé tomar unas cervezas con un compañero. Su nombre era Pedro Valdivia. Yo le acuñé el mote de Pitín, como una especie de diminutivo amigable de Pedro. Fuimos a beber unas cervezas a uno de los mentideros de San Marcos. Ya llevábamos encima cerca de una caja. De pronto, surge el tema de mi hermano Miguel. Mi hermano era muy querido en la facultad de minas. Nos pusimos algo nostálgicos y decidimos que esa chupeta no podía estar completa sin mi hermano. Lo llamé a su celular y, al cabo de poco tiempo, Miguel estaba instalado en nuestra mesa, bebiendo con nosotros. La reunión ganó en comentarios risueños y picardía.

Movidos por nuestros deseos de añadir a esa noche un trío de señoritas que nos hiciesen compañía, fuimos en taxi hacia Los Olivos. Ingresamos al Tequendama. Mi hermano y yo nos encontramos con un conocido de nuestro ex barrio. El tipo se llamaba Henry. Henry estaba con sus amigos y amigas. Las chicas estaban muy apetecibles. Henry nos presentó como “ingenieros de minas de La Católica”. Me pareció que no hacía falta tal frase para el introito pero no dije nada. A su vez, les presenté a Pitín. Para dejar en alto la reputación de nuestra universidad –vana pretensión mía. En esos tiempos creía que apoquinando cierta cantidad de dinero, iba a quedar bien ante la sociedad- compré unas seis botellas de la espumosa y dorada bebida. Los amigos de Henry se dieron por bien servidos y Henry también. Esas botellas nos daba el derecho de sacar a bailar a cualquiera de las cuatro chicas que les acompañaban. Sin embargo, ni mi hermano ni Pitín ni yo teníamos ganas de bailar aún. Era más prudente sopesar el ambiente, el ánimo de las féminas.

Una de las chicas se acercó a Pitín y le pidió fuego para encender su cigarro. Era obvio que Pedro estaba muy interesado en la mujer. También era evidente que ella deseaba involucrarse con él. Pedro le acercó la flama de su encendedor y le prendió el blancuzco tubillo. Ella, complacida, regresó a su lugar. Momentos después, Pedro la sacó a bailar. Mientras ella y Pedro bailaban una bachata, yo me daba cuenta de que los amigos de Henry ya no iban a comprar más cervezas porque estaban esperando que las comprásemos nosotros “los ingenieros”. Decidí que no podíamos continuar ahí. Esos tipos nos esquilmarían. Debo confesar que hubo otro motivo –más poderoso todavía que el primero- que me movió a tomar tal determinación: Pedro y esa casquivana chica terminarían ligando tarde o temprano y yo no estaba dispuesto a ver triunfar a un amigo cuando yo había puesto todas las cervezas –sin contar el oneroso viaje en taxi desde San Miguel hasta Los Olivos-. Me parecía injusto que la chica no se hubiese fijado en mí. Me pareció altamente soberbio por parte de Pedro decirme que siempre que iba a las discotecas salía ganando debido a su “ingénita galanura”. Yo no iba a permitir que ganase mi amigo, que él se besase con una chica mientras yo me intoxicaba de humo y cerveza con mi hermano. Claro que eso no le dije a Pedro. Le dije que mejor nos íbamos porque esa gente quería chupar a expensa nuestra. Se quejó un poco. Me dijo que la chica –que se llamaba Gina- ya le había dado su número de celular y que, con un par de bailes más, la llevaría a un hotel.

Salimos del Tequendama. Nos despedimos cordialmente de Henry y sus vagarosos amigos. Parados al filo de la auxiliar de la avenida Izaguirre, no sabíamos a dónde dirigirnos. Miguel, ya achispado por los tragos, sugirió: “Vamos a La Estación”. Fue la primera vez que oí ese nombre. Miguel nos explicó brevemente de qué se trataba. Era un lugar en donde se podía tomar cerveza y, si te apetecía, contratar los servicios de una de las tantas mujeres que ambulaban en el lugar. Paramos un taxi. Al cabo de diez minutos estábamos ad portas de La Estación. La puerta era estrecha. Un par de señores de inmenso volumen corporal hacían las veces de guardias y cobradores. La entrada nos costó tres soles a cada uno. Yo, consecuente con mi magnánima actitud, evite que Pitín desembolsara su respetiva cuota: “No se preocupen, muchachos. Yo pago”, dije. Pedro era practicante en el lugar donde yo trabajaba. Yo ocupaba un puesto superior al de él. Era, por tanto, algo así como su jefe inmediato. Como jefe, no podía permitir que mis trabajadores emplearan su propio dinero.

El lugar era un gran salón oscuro, apenas iluminado interiormente por tenues luces rojas de neón. Había muchas mesas de madera y tipos sentados a ellas bebiendo y conversando. Las chicas –no vi a ninguna que pudiese tener menos de 18 años, aunque esto nunca se sabe a primera vista- vestían brassier y calzón, ambos de exuberantes y atrayentes diseños. Estaban apostadas en una de las paredes del local. Unas estaban paradas y otras sentadas. Algunos señores las llamaban a sus mesas y les invitaban el trago que ellas pidiesen –esa era la condición, además de negociar el irse a la cama. Si la chica olfateaba que el tipo sólo quería “ganarse” visualmente con sus partes, ella regresaba a su posición original-. La mayoría de las chicas tenían cara de sueño. Sólo algunas, muy pocas, se mostraban más risueñas, más sensuales. Probablemente esta minoría sí disfrutaba de su oficio.
Mi hermano, Pedro y yo nos situamos en una mesa en el centro del lugar. Compré unas tres botellas de cerveza. Empezamos a beber y a dialogar sobre minería. Pedro contaba cómo le había nacido la vocación minera. Miguel salpicaba el palique con comentarios risueños. Pasamos a hablar chismes de la gente de la facultad.

Pedro destilaba arrechura. Nos confesó que hacía rato no podía quitarle los ojos a una morena espigada y de tetamen bastante desarrollado. “Me gustan mucho las morenas”, me había confiado hacía mucho. Yo no iba a permitir que mi hermano se quedase al margen. Le dije: “Miguel, escoge a la que desees. Yo pago”. No hizo falta hablar más; mi hermano y Pedro estaban, cada uno, acechando y conversando con las chicas de sus preferencias. Miguel regresó y me dijo que la señorita le estaba cobrando 60 soles. Sin ningún tipo de resquemor o poquedad, le alargué los billetes. Pedro había desaparecido del lugar, conducido por la guapa morena hacia el área de cuartos de La Estación. Miguel regresó con la chica y ambos tomaron rumbo hacia “el matadero”, previo pago. Eso sí, Pitín pagó de su bolsillo los emolumentos para la morena. Yo podía invitar trago y demás, pero el polvo jamás. Sólo a mi hermano. La largueza no me da para tanto.

Me quedé en la mesa, bebiendo de la cerveza que comenzaba a calentarse. Pensaba en que al día siguiente vería a Claudia y le contaría que el sábado había salido con Pitín y Miguel, pero obviaría la parte de La Estación. No tenía ganas de estar con alguna de esas mujeres. Tenía dos buenos motivos para no encamarme con una de ellas: 1) Al día siguiente estaría con Claudia; 2) Me iba a doler un poquito pagar 60 soles cuando al día siguiente iba a obtener aquello con una mujer que amaba y gratis.

Luego de quince minutos llegó Miguel. Se sirvió un trago. Tenía sed. La faena lo había dejado trapo. Pitín regresó cinco minutos después. Estaba asustado. Le pregunté por qué llevaba esa cara de preocupación. “¿Acaso se te ha roto el condón?”, le dije. “No, me dijo, lo que pasa es que he perdido mi anillo”. Pitín siempre llevaba un anillo con una especie de gema en el dedo anular. Era un regalo de su padre. No tenía mucho valor económico pero sí, demasiado valor sentimental. “Ese anillo ha estado conmigo todo el tiempo. Di el examen de admisión con el anillo. Me tiré a mi hembrita por primera vez con el anillo, y por el anillo”. “¿Dónde está?”, le pregunté. “Me lo saqué antes de tirar con la chica”, dijo. Le aconsejé que revisara bien. Auscultó sus bolsillos con minuciosidad. “Ah, lo encontré”, dijo, sacándoselo del bolsillo posterior de su pantalón. “¿Sabes?, me dijo, pensé que lo había perdido dentro la chucha de la mujer”.

Pasamos una media hora más, tomando lo que quedaba de nuestras cervezas. Iban a dar las cinco de la mañana y, algo zigzagueantes, tomamos un taxi en las afueras del local.

Contado esto, creo que no es difícil inferir que, ciertamente, en La Estación sí se ejerce el meretricio. Así que señores del clan Pablo Santos no se hagan los inocentes. Todo el dinero que ustedes manejan proviene de los bolsillos de los que alguna vez fuimos a La Estación y de la gente que todavía asiste a ese lugar religiosamente.

José Luis Rodríguez El Puma

Le guardo cierta estima al "Puma" José Luis Rodríguez por su canción "Baila mi rumba", que fue uno de mis temas favoritos cuando yo apenas tenía cinco o seis años.

En esos tiempos -sería el año 1989-, recuerdo que mi abuelo Manuel me llevaba y traía del nido, cuando había oportunidad, en uno de los dos camiones que poseía, pues era un ganadero de mucho éxito en el norte chico del país. Me gustaba viajar en ese camión escuchando Baila mi rumba de El Puma.

Luego de tantos años -ahora ya tengo 26- todavía sigo guardando un buen recuerdo de ese Puma que me acompañó durante ese 1989. En abril de ese 1989, mi abuelo Manuel falleció al desbarrancarse su camión en una curva peligrosa del tramo denominado Infiernillo en la Sierra del Perú. No llegó a verme vistiendo mi uniforme colegial -al año siguiente 1990, ingresaría al primer año de primaria-, ese era uno de sus tantos anhelos.

No volví a escuchar ningún otro tema del Puma. Sólo me gustó aquella canción que, de acuerdo a muchos críticos, conforma la era comercial de José Luis Rodríguez.

Al leer el diario hoy día, me topé con las brillantes declaraciones del Puma sobre no aceptar el homenaje que el Congreso le prentedía hacer. Dijo, mediante un comunicado: "El motivo de la cancelación de este evento es que "El Puma" dijo sentirse muy a gusto que un país tan importante para él quiera darle tan digno homenaje, pero considera que existen muchos artistas peruanos que deben ser condecorados antes que él".

Bien hecho Puma. Les diste una lección a estos congresistas que nos avergüenzan sobre cuáles deben ser sus prioridades. El Puma ha salvado a este Congreso de una retahíla de críticas que ya se le venían formulando, y que hubieran sido más fuertes si tal homenaje se concretaba.

Hasta pronto

miércoles, 14 de abril de 2010

Tía María

Nuevamente, la aversión de la gente a realizar y concretar proyectos mineros que no solamente generarán trabajo sino que conducirá sus operaciones de manera responsable con el medio ambiente.

Es el caso del proyecto cuprífero Tía María de la empresa Southern Perú.

Los pobladores de Islay -provincia Arequipeña-, azuzados y mal informados por sus autoridades locales -el alcalde de Cocachacra, Juan Guillén López- y la Coordinadora Provincial Contra la Agresión Minera, han convocado para las cero horas de hoy un paro contra la realización del proyecto Tía María.

¿Las razones? Los mismos mitos de siempre: el proyecto perjudicará el abastecimiento de agua y contaminará el valle del Tambo.

¿Estuvo esa Coordinadora Provincial Contra la Agresión Minera presente para repudir los verdaderos actos contaminantes de los mineros informales? Yo recién veo ese nombre.

Este paro también pretende evitar la audiencia pública que la minera Southern ha convocado para este 19 de abril, en donde se le explicará a los pobladores y autoridades el estudio de impacto ambiental del proyecto.

O sea que estos pobladores anti mineros ni siquiera quieren oir las propuestas de la mina. Por otro lado, Defensa Civil ha dicho que el auditorio en donde se desea llevar a cabo la audiencia, no cuenta con el certificado que expide dicho organismo. En ese caso, esa razón sí debe tomarse en cuenta para posponer la audiencia más no para obliterarla.

El Gobierno ya ha enviado 2000 efectivos para resguardar puntos estratégicos como el puente Santa Rosa y la carretera Panamericana Sur.

Con el fin de desechar de una buena vez los mitos perniciosos fabricados en torno a la actividad minera, recomiendo visitar la siguiente dirección en YouTube: http://www.youtube.com/watch?v=VR3ZRgNPe0E

En ella, el ingeniero Mario Cedrón, profesor principal de minas en la Universidad Católica, alcanza algunos detalles importantes sobre los beneficios de la minería responsable.

Expone, por ejemplo, que 80% del uso del agua lo efectua la Agricultura; el 18%, las industrias y las ciudades; mientras que la minería "utiliza" -que no es lo mismo que "usar"- el 2% del agua. Explica que la minería responsable toma el 2% del agua y la devuelve al medio ambiente en mejores condiciones de las que lo tomó.

El empleo del verbo "utilizar" se explica porque la minería puede coger un metro cúbico de agua y utilizarla hasta 10 veces. Luego de esto, la devuelve de donde la tomó.

Otro ejemplo que ofrece Cedrón: la mina Cerro Lindo cuenta con una planta desalinizadora en el Oceáno Pacífico que le permite procesar dicha agua para su ciclo de utilización. Es decir, que no toma un ápice de agua de los valles sino que entrega agua.

No se puede permitir que las acciones violentas y obsecadas ahuyenten la inversión minera responsable.

Hasta pronto.

martes, 13 de abril de 2010

El Mismo

En la sección Plaza de Armas del diario Perú 21 se cuenta que la hija mayor del actual presidente de la república Alan García, Carla García, se ha quejado de la pésima redacción gramatical de los congresistas que son usuarios del Twitter. Ha dicho que estos infractores de la gramática española "tienen gramática de ebrios". Sin embargo, asegura que hasta el momento no ha encontrado algún tipo de error gramatical entre los compañeros apristas. Yo le aconsejaría que busque bien porque seguramente encontrará más de un horror.

Pero el diario Perú 21 también tiene entre sus redactores a muchos ebrios gramaticales. Basta revisar la página 2 de la edición de hoy, en el acápite titulado "Delete", en donde el redactor escribe lo siguiente: "Aun cuando Giannotti reiteró ayer, ante la jueza, su denuncia sobre el borrado de los archivos que implicarían a Jorge Del Castillo y a Hernán Garrido Lecca, no precisó si eran de audio, correos, etc. Además, afirmó que desconoce el contenido de los mismos...".

El libro "El Habla Culta" de Martha Hildebrandt en el artículo titulado "El Mismo", da cuenta del uso anafórico que se hace del adjetivo mismo. Para citarla textualmente: "El adjetivo mismo, que expresa identidad, carece de las funciones del pronombre, que son la deíctica (señalar) y la anafórica (repetir).

Ejemplos de este mal uso, aparte del que he citado que cometió el redactor de Perú 21, dados por la doctora Hildebrandt son: "fue registrado el ómnibus y también los ocupantes del mismo" (en vez de "los ocupantes de él"); "la fecha es ilegible, pero es clara la firma debajo de la misma" (de ella).

Según el libro de la Dra. Hildebrandt, estos malos usos son "pretensiones de ser elegantes y explícitos, ya en 1973 fueron considerados por la Real Academia Española como abusivos, vulgares y mediocres".

Entonces, los redactores de los diarios tienen que aprender mejor las reglas gramaticales para que nosotros sus lectores no nos embrutezcamos en el camino. Ya tenemos suficiente con lo terrible que se expresa la gente que inunda las pantallas de televisión. Si uno desea empeorar el uso de su lenguaje, sólo tiene que encender la TV y dejarse llevar por espacio de unos minutos.

Quisiera escribir que si algún lector detecta un error en la forma en que me expreso, no dude en comunicármelo. Siempre se agradece aprender algo cada día, por más mínima y fugaz que sea la lección. Pero escribir eso sería presumir que tengo alguna lectoría. Sospecho que nadie me lee.

Hasta pronto.

lunes, 12 de abril de 2010

Alfredo Bryce, el plagio y Gonzalo Pajares

En Peru21 se publicó, entre su edición dominical y la de hoy, una entrevista que el periodista Gonzalo Pajares Cruzado le hiciera al polémico escritor Alfredo Bryce Echenique.

La entrevista estuvo bastante entretenida el día domingo. Sin embargo, la parte de hoy, dedicada a tocar de lleno el tema de los plagios que cometió Bryce, estuvo mucho mejor.

Las preguntas que el periodista le hiciera fueron certeras y en ninguún momento melífluas o zalameras. Bryce trató de desbaratar el grueso de las acusaciones lanzando explicaciones absurdas. Vamos, no se puede tapar el sol con un dedo. Incluso, Bryce declaró que las acusaciones eran parte de un gran maquinado fujimontesinista. El periodista Pajares estuvo bien al decirle: "Señor Bryce, yo hice la investigación, y no soy fujimontesinista. Si reconoce que plagió no será menos escritor...". Bryce permaneció en sus renuentes trece.

La acotación final del periodista Pajares estuvo brillante, sincera y nada lisonjero: "Le confieso, señor Bryce, que lo admiro como escritor, que lo quiero como amigo; pero hoy lo respeto menos". Si tuvieramos más periodistas de la brutal sinceridad de éste, que no temen arrostrar las flagrantes pruebas a sus entrevistados, este país sería distinto. Este periodista no se acoquinó ante la figura de relumbrón de Bryce para decirle las cuatro cosas en el tintero.

Hasta pronto.

Caso BTR

Los archivos de los tan mentados USB siguen desapareciéndose. Ninguna de las autoridades por cuyas manos pasaron dichos documentos electrónicos, han podido despejar las múltiples dudas sobre en qué punto ocurrió la desaparición de los archivos. Es muy poco probable que alguna de esas instituciones declare que "sí, tuvimos la culpa en la pérdida o cambio de archivos porque descuidamos los USB dejándolas en manos inescrupulosas". Escuchar o leer ello contituiría una ilusión o figuración vana de los sentidos, una fantasmagoría, una utopía, sobre todo en un país donde la mayoría de sus ciudadanos cohabita en el cinismo de pretender que vive una vida justa y recta, libre de máculas.

Presumo que, como afirma Giannotti, los más altos representantes del Poder Ejecutivo están detrás de la oprobiosa desaparición de los principales documentos en los USB. Es que resulta inaudito que se pierdan pruebas fundamentales en uno de los casos de corrupción más sonados de esta década.

Gianotti, de acuerdo al diario Peru21, sostiene que uno de los audios desaparecidos es un diálogo entre Rómulo León y el entonces premier Del Castillo, en el cual León le dice a Del Castillo que "esto iba a cubrir la campaña 2011". Se refería pues a los dividendos que le produjese el faenón.

Basta tener 26 años para haber conocido las bajezas y negociados bajo la mesa que se puedan dar rutinariamente. Si esto se da en "la vida de los comunes y corrientes" por qué no pensar que también se dan en las más altas esferas del poder, por un presidente o un premier.

Hasta pronto

sábado, 10 de abril de 2010

Humala en el Colca

Un hombre que se precia de ser un defensor a ultranza de los pobres y que exige una serie de sandeces en favor de "la justicia"; adolece, sin embargo, de la falta de agallas y transparencia para justificar los ingresos que le permiten llevar una vida sin urgencias económicas. Me refiero a Ollanta Humala.

El sueldo de ex comandante que el señor Humala percibe no es suficiente para cubrir los lujos que se regala. El último lujo sobre el que hemos tenido noticia es su estadía el jueves pasado en un hotel de lujo en Arequipa , donde la tarifa por noche es de US$ 376.68. Sin duda, hay heteróclitas alianzas detrás de tanta opulencia ¿Quiénes son los capitostes que financian la lauta vida del ex comandante?

La señora Nadine Heredia, esposa del ex comandante, aún no ha explicado satisfactoriamente cómo recibió cantidades ingentes de dinero por asesorías y artículos que ella realizó a empresas venezolanas y que nunca fueron publicados.

Esta muestra de cinismo y burla de la transparencia es un factor que debemos tener en cuenta todos los peruanos al momento de elegir un programa convincente y transparente que nos gobierne.

Hasta pronto

viernes, 9 de abril de 2010

Castañeda, Metropolitano, Comisión Anticorrupción

No sabía que el actual burgomaestre de la ciudad integraba una Comisión de Alto Nivel Anticorrupción, creado nada más y nada menos que por este Gobierno.

¿Cóm es posible que este Gobierno tenga la catadura moral para crear un organismo de fines tan acendrados moralmente cuando entre sus filas hay gente que para no verse involucrada en el escándalo de BTR, desaparece archivos de USBs?

¿El alcalde Castañeda ha respondido ya acerca del caso Comunicore? El que pertenezca a esa Comisión revela pues el cinismo de dicho personaje, quien no solamente no desbarata las acusaciones que se le han imputado sobre el caso de Comunicore sino que, además, su gestión adolece de falta de criterio y previsión. Lo digo porque el costo del Corredor Vial Metropolitano está costándonos el doble de dinero que estuvo inicialmente presupuestado. Los voceros del municipio alegan que los costos adicionales se deben a que "toda obra de envergadura sufre aumentos considerables en relación con el monto previsto inicialmente". ¿Aumentos que ya son más del doble originalmente presupuestado? ¿Cómo vamos a pasar de 135 millones de soles a 300 millones? Eso revela que en este país las cosas se hacen sin planificación y que en el camino se va trazando el plan.

Hasta pronto

jueves, 8 de abril de 2010

Cesó paro de mineros informales

El paro de mineros informales, que ha irrogado severas pérdidas económicas al país, además del eclipsamiento de seis vidas, ha concluido luego de un extenso diálogo entre el Gobierno y los mineros.

La comisión multisectorial afirma que "evaluará los alcances del decreto supremo 012, que reordena la minería en Madre de Dios" según Peru21.

¿No hubiera sido mucho mejor que antes de promulgar el DS 012 se realice éste convocando a las partes interesadas y llegando juntos a un consenso? Si el DS tiene por finalidad reordenar la minería en Madre de Dios y formalizarla ¿no hubiera sido mejor que los debates se den en una mesa de trabajo y no que se susciten irreparables pérdidas en el país? Nuevamente, queda claro que en el país lo que falta es la comunicación. Porque si el Gobierno va a evaluar su DS es porque encuentra en él ciertas falencias. Entonces no se puede promulgar algo que está incompleto o que no ha sido revisado cabalmente.

Ciertamente, esperamos que el azote de la minería informal sea erradicado del país pues una actividad, dirigida por pocos que se hacen ricos y escudada en la pobreza de sus trabajadores, quienes no reciben ningún tipo de beneficio social ni seguridad.

Hasta pronto

martes, 6 de abril de 2010

Minería informal y ONGs

Ayer se presentó el ministro del Ambiente Antonio Brack al programa de Rosa María Palacios, y habló sobre el levantamiento de mineros informales en Arequipa y Madre de Dios.

En la entrada que publiqué el día de ayer, no dí crédito a las palabras de una mujer que estuvo involucrada en los enfretamientos que aseguraba que los policías zajaban el motín con mandobles de pistolas. Descerrajaban balas sobre una población que más bien utilizaba piedras y palos como medio de lucha. Sin embargo, el ministro Brack, en la entrevista de anoche, confirmó el hecho y añadió que qué más podían hacer los efectivos del orden sino imponer orden a tiros. Me pareció realmente crudo que el ministro se haya expresado de esa manera. ¿Acaso no estamos hablando de vidas humanas?

Carlos Basombrio, columnista del diario Peru21, el día de hoy expresa que "(El Gobierno tiene que) actuar con firmeza, pero con profesionalismo. Es inaceptable que a la Policía no se le dé el equipamiento adecuado y se privilegie el uso de armas letales. Es increíble (...) que no se haya invertido en equipamiento y entrenamiento para actuar en circunstancias de este tipo con eficacia y protegiendo la vida". Suscribo plenamente esos comentarios.

Como mencioné ayer en este espacio, parece que la gente del gobierno se ha olvidado de Bagua y sigue empleando métodos letales para controlar amotinamientos de este tipo.

Las ONG, que sempiternamente azuzan y mal informan a la población sobre lo diabólica que es la minería, frustando proyectos de empresas responsables que pretendían implantar una minería moderna y cuidadosa del medio ambiente en el país, no se han hecho presentes en este caso de minería informal. Es muy claro que es esa clase de minería la que sí contamina los ríos y los suelos; sin embargo, las ONG no parecen tomar eso en cuenta. Ellas solamente se prenden de las empresas grandes que vienen a generar trabajo al país responsablemente.

Es lamentable ver, a través de la TV, las desoladoras condiciones en que quedan los suelos y ríos en Madre de Dios, donde la minería informal ha operado, sigue operando y seguirá operando mientras no se le ponga límite a esa situación.

Hasta pronto.

lunes, 5 de abril de 2010

Paro minero informal

El paro de mineros informales ha dejado como saldo cinco personas muertas. Los cuerpos de las cinco personas han sido exhibidos ante las cámaras de TV y los flashes de periódicos, tirados sobre una mesa.

Primero: La minería informal enloda el buen obrar que la minería responsable le hace al progreso del país. La minería informal le irroga una serie de pasivos ambientales al Perú. En ese negocio, el único fin es medrar económicamente sin tomar el menor cuidado con el medio ambiente y sin respetar las vidas de las personas que, por urgente necesidad, se ve obligada a trabajar en esas labores sumamente precarias. Sólo los cabecillas de esas empresas informales se llenan los bolsillos elenfateasiacamente, pues, además de contamidora y explotadora, esta minería no paga los impuestos que debería. Ahí tenemos el caso de las minas del, para variar, congresista Cenzano. Su empresa Media Naranja le debe a la SUNAT 220 millones de soles. Empresas mineras como la de este congresista, en donde fallecieron 12 personas debido a una pe´sima gestión de la seguridad, hacen pensar a la gente que la minería es un mal que azota al país, cuando es todo lo contrario. La culpa de este mal entendido la tienen, en primer lugar, las mineras responsables que no publican sus buenas políticas y operaciones y, en segundo lugar, el Estado por no controlar y desterrar el atávico problema de la minería informal.

Segundo: Si la gente que hace el paro pertenece a la minería informal, o sea, a una minería que no contribuye a engrosar el PBI del país, a una minería que está al margen de la ley ¿qué nos importa que pare o no? Nos importa porque su paro involucra violencia. Violencia que ya ha recabado su número de muertos. Esto es muy grave. Hay cinco personas muertas y yo veo que no se toman acciones más drásticas con esa gente, que no sólo contamina el medio ambiente, evade impuestos, sino que no ve otra mejor manera de protestar que bloqueando carreteras, impidiendo que las personas que no tienen nada que ver con el problema se vean penosamente afectadas.

Tercero: Puedo creer que la policía haya lanzado bombas lacrimógenas cuando se enfrentó a la turba de enardecidos y enfebrecidos insurrectos quienes, momentos previos, les había lanzado a los agentes un sinnúmero de piedras. Lo que no puedo creer, como lo ha manifestado una mujer de la mina Pausa, es que la policía le haya disparado a quemarropa a los manifestantes. O sea, no creo que las autoridades, teniendo ya como antecedente el sangriento caso de Bagua, se hayan atrevido a atacar a balazos a inermes rebeldes que sólo arrojaban piedras.

Cuarto: ¿Por qué los mineros informales levantados no permitieron que la fiscal provincial de Caravelí, Maruja Torres, intervenga y elabore el acta oficial del levantamiento de los cuerpos?

Veremos cómo se desenvuelven los hechos en estos días. Acabo de ver en la tele que, tras cuatro horas de negociaciones, los mineros informales permitirán por dos horas el paso de los buses de pasajeros solamente; no los de transporte de carga pesada. Este es un ínfimo logro. El problema mayor todavía está latente.

Hasta pronto

domingo, 4 de abril de 2010

Dios, te pido...

No es de mi agrado el tipo de estructuras organizacionales en donde se gobierna de arriba hacia abajo de una manera absolutista; en donde los "subordinados" no tienen derecho a pensar distinto del que manda y se resignan -o se complacen- en acatar los ucases de sus jefes. Es tanto el servilismo que incluso apañan las posibles atrocidades que se cometan, haciéndose los "suecos" o desviando la mirada.

Tal es el caso de la Iglesia Católica. El Papa Benedicto XVI, en sus consabidos circunloquios por Semana Santa, no ha dicho una palabra sobre los abrumadores y comprobados casos de pedofilia que se han presentado en la Iglesia Católica, iglesia que él lidera. Sus áulicos tampoco han dicho palabra al respecto.

Hoy, a eso de las 11:40 am durante la misa de domingo de resurrección en la Basílica Catedral de Lima, un monaguillo hizo uso de la palabra en el acto de peticiones y le pidió a Dios que le diera fuerzas y bríos al Papa Benedicto XVI para que siga dando a conocer la resurrección de Cristo.

Señor monaguillo encubridor, el hecho de la resurrección ya lo conoce bastante gente; sin embargo, lo que no se conoce es la posición de la iglesia en la sarta de denuncias de encubrimiento de curas pedófilos por parte de su Orden y de su principal corifeo.

Yo en lugar del monaguillo hubiera dicho: "Dios te pido le des fuerzas al Papa Benedicto XVI para que se pronuncie sobre los casos de pedofilia que han barbotado como lava sobre sus representates y para que los sancione ejemplarmente, sin medias tintas".

El que el Vaticano deje de encubrir a aquellos monstruos y establezca una línea de proceder férrea sólo puede traer como consecuencia un fortalecimiento de la Iglesia Católica y una renovación de la fe en ese Organismo que muchos van perdiendo en el mundo.

Hasta pronto.

sábado, 3 de abril de 2010

Me dicen cuatro cosas sobre planificación familiar

A raíz de la entrada titulada "Un paso para salir de la pobreza", publicada en este humilde blog, mi amiga -la chica de la discoteca- se tomó la molestia de enmendarme la plana y decirme cuatro cosas bien claras. Agradezco mucho su comentario. Me dijo que tuvo algunos percances para subir su comentario en este blog. Por ello, me envió su sentida argumentación a mi dirección de correo electrónico. Hay que tener en cuenta que ella es pedagoga y, actualmente, se desempeña como maestra en un colegio público en Ancón. A continuación, y como muestra de que la diversidad de opiniones es signo patente de una democracia saludable, paso a transcribir íntegramente el comentario de mi amiga "la chica de la discoteca" quien firma su mensaje con el sugerente apelativo de "conejita".

"Sé que me prometí a mí misma no comentar sobre tus opiniones, pero, a la franca, me es imposible. Las políticas estrictas sobre planificación familiar ¡¡no funcionan!! Un ejemplo de ello es CHINA. Dime qué de humano y civilizado es que ellos abandonen en las calles fetos y hasta recién nacidos muertos, todos ellos “hembras”, y que en el colmo de la frialdad un policía de ese país se acerque, coja este cadáver y lo deposite en el tacho de basura. Dime ¿qué de humano tiene este comportamiento? ¿Qué educación se le imparte a esa población?
¿Sabes?, todos se llenan la boca en nuestro país diciendo que la educación es mala y que por ello estamos “JODIDOS”, ¡que tales alucinados! Y cómo quieren que sea con el presupuesto irrisorio que destinan cada año. Ningún Plan Educativo a sido elaborado en base a nuestra realidad. Todos son meras copias de modelos “españoles, argentinos y chilenos” por Dios, ¡chilenos! Es de no creer ¿verdad?, ¿Ves, AMOR? Son copias y por lo tanto fracasan y tenemos jóvenes cada vez más alienados, carentes de ambiciones, adeptos a la vida fácil, sin amor a su país, sintiendo ASCO de todos los padres de la patria y en muchos casos-da pena aceptarlo-envidiosos de su poder.
Luego mencionas que sólo las personas con mucho dinero “poder económico” deben procrear ¡vaya qué tiro al AIRE! En ese caso los hijos de millonarios serían un ejemplo de honorables personas con principios loables ¡Craso error! A la mayoría de ellos solo les interesa la diversión y los principios no forman parte de su léxico.
Cuando una adolescente se inicia sexualmente sólo lo hace porque se siente sola y su autoestima está por los suelos. No piensa en las consecuencias, sólo quiere escapar ¡salir de la maldita familia que la rodea! y comete el más grande error de su vida. La mayoría de ellas viene de hogares desintegrados (la falta de dinero es el detonante de las separaciones en un 80%) o de familias donde el padre sólo es visto los fines de semana (ebrio, la mayoría de veces) porque trabaja todo el día. Estos adolescentes crecen sin amor, sin muestras de afecto, sus opiniones no son tomadas en cuenta, se vulneran sus derechos, por lo tanto su Apreciación Personal se ve afectada.
La educación y la planificación familiar no lo son todo. Estos giran y están sujetos al aspecto económico. Nuestro país debe elaborar un PLAN ECONOMICO PROPIO, que nazca de nuestras necesidades, que los beneficios que este plan produzca no sean sólo para un grupo de poder. Estas ganancias deben fortalecer planes sociales y ayudar a los miles de adolescentes y jóvenes de nuestro PERU. Mientras eso no suceda ¡nada cambiará! Cada padre luchara por sacar adelante a su hijo pues sabe que de los gobiernos de nuestro país no recibirá nada bueno."

Conejita!!!

Nuevamente La Canchaya

Es increíble el cuajo que tiene la amonestada congresista Elsa Canchaya para pretender retornar al parlamento.

La mentada congresista está buscando la prescripción de su caso, tras alegar que ya han trancurrido tres años desde que el programa Cuarto Poder (emitido el 27 de abril del 2007) propalara una seria denuncia en su contra -la señora Canchaya había contratado a su empleada doméstica Jacqueline Simon Vicente como asesora de su despacho congresal-. No se pase pues señora congresista. Así no funciona la cosa. Los tres años aún no han pasado. El laudo del vocal supremo Sócrates Zevallos, dictado el 7 de octubre del 2009, "no sólo inhabilita a Canchaya para el ejercico de la función pública por tres años sino que, también, la destituye del cargo de congresista" cita Peru 21 en su edición de hoy.

Entonces, así las cosas, ¿qué puede pretender la señora Canchaya? ¿Cómo sus defensores van a tomar como fecha de partida para el inicio de su inhabilitación el día en que el programa Cuarto Poder emitió su informe? Acaso Cuarto Poder es una instancia legal que tiene poder para dictaminar sentencias. El inicio de su castigo, señora Canchaya, es a partir del 7 de octubre del 2009. Así que apenas han transcurrido cinco meses.

Por otro lado, según Perú 21, la defensa de Canchaya no podría solicitar la figura de la prescripción porque esta modalidad se aplica solamente cuando el delito está en etapa de investigación. Defensores de la señora Canchaya, el caso de su patrocinada no está en investigación porque ya se dictó la sentencia condenatoria el día 7 de octubre del 2009.

Es curiosa la manera de razonar de la defensa de Canchaya. Por una parte, consideran el día de la emisión del programa Cuarto Poder como punto de partida del inicio de los tres años de inhabilitación de su defendida. Es decir, tienen en relieve el factor Cuarto Poder.

Ahora bien, en ese mismo programa se hizo una concienzuda investigación acerca del caso Canchaya, colocando a la congresista contra las cuerdas ante las incontrovertibles pruebas. ¿Acaso se necesita más investigación que esa? O sea, la defensa de Canchaya, en este aspecto, ya no toma en cuenta el factor Cuarto Poder.

Es indignante que este tipo de congresistas, que en vez de aportar leyes, sólo contribuyen con escándalos, pretenda seguir ocupando puestos en el aparato estatal. Las leyes deberían ser más draconianas e inflexibles con la gente que recibe un sueldo a partir de la contribución monetaria de los afligidos ciudadanos. Si comenten una falta, debería recibir una sanción tal que la inhabilite de por vida a ejercer un cargo público.

Hay muchos casos que podría mencionar, pero no lo voy a hacer. Hoy sólo quise ocuparme de la señora Canchaya. Debo admitir que, mientras escribía estas líneas, me vi tentado a permutarle la primera letra de su apellido por la "o". Sin embargo, quiero mantener una mínima cuota de respeto en este blog.

Hasta pronto.

Claudia, la Literatura y yo

A Claudia la conocí en una clase de Literatura en la universidad hace siete años. Desde que la vi, me gustó muchísimo. A las pocas semanas de haberle hablado por primera vez, le propuse ser enamorados. Ella aceptó. A los tres meses tuvimos nuestro primer acercamiento sexual. Las cosas fueron bien hasta que se me ocurrió besar descaradamente a una reciente ex enamorada en una cabina de internet. Claudia pasó por ese establecimiento y me vio. No hizo ningún tipo de escena, pero su rostro lo reflejaba todo. Me costó pocos días convencerla de que jamás volvería a cometer semejante clase de felonía. El factor que siempre estuvo de mi lado fue que ella vivía a tres cuadras de mi antigua casa en Los Olivos. Esa vecindad entre ambos permitía que nos viéramos seguido y habláramos de manera continua.

A pesar de haber reconstruido la relación, las cosas no volvieron a ser iguales. Claudia ya no confiaba en mí. Era lógico. Como dice Sábato, "el tiempo de los seres humanos no vuelve nunca para atrás". Era obvio que yo iba a continuar "sacando los pies del plato" y así lo hice. En esas ocasiones fui cauteloso y Claudia no llegó a enterarse de mis desmanes.

Por otra parte, yo era muy celoso. Extremadamente celoso. Claudia no me daba motivos para despertar mis celos. Yo era celoso porque algo no andaba bien conmigo. Si yo podìa inventarle ciertas excusas y verme con otras mujeres, ¿por qué Claudia no podría hacer lo mismo? Dicen que el ladrón cree que todos son como él. Yo creía que Claudia era tan pérfida como yo. Algunas veces íbamos a las fiestas de las amigas y amigos de ella, y casi siempre retornábamos a casa peleando porque yo le reclamaba airadamente porque tal o cual chico la había mirado, porque había aceptado bailar con tal fulano, etc. En cierta ocasión, mis reclamos se tornaron en acerbos insultos que ella no estaba dispuesta a tolerar. Ese día, ella le puso punto final a nuestra ya precaria relación.

No obstante, al poco tiempo recuperé algo de lo perdido. La convencí para seguir viéndonos y mantener la amistad. El tiempo se encargó de modificar ligeramente esa amistad. Nos besábamos y manteníamos incólumes nuestros escarceos sexuales en la privacidad de mi habitación. En los momentos cúspides de nuestra pasión, yo le suplicaba que me aceptara nuevamente como su enamorado. O sea, que nos volvieramos a presentar en sociedad con el rótulo de enamorados. Ella nunca aceptó eso.

Gallina que come huevos, aunque le corten el pico. Volví a fraguar aventuras con otras mujeres, entre ellas una casada y con hijos. Claudia se enteró de aquella peligrosa relación y se decpcionó todavía más de mí. Me imagino que pensó que yo ya no tenía arreglo. Quiero transcribir un texto que me impresionó mucho y que reflejaba seguramente el concepto que Claudia tuvo de mí. Este texto aparece en Sobre héroes y tumbas de Sábato y pertenece al diálogo que hace el loco Barragán: "Yo, muchachos, soy un borracho y un loco. Me dicen el loco Barragán. Chupo, me paso el día vagando por ahí y pensando mientras la patrona trabaja de sol a sol. Qué le voy a hacer. Así nací y así voy a morir. Soy un canalla, no me aparto".

Cuando regresé de realizar mis primeras prácticas preprofesionales en una pequeña mina del Perú, me encontré con Claudia. Ella me dijo que estaba en una relación formal con un chico que había conocido en la universidad. Ya llevaban un tiempo de conocerse y surgió de pronto la necesidad de formalizar su relación. Ese día lloré amargamente y me arrepentí de haber perpetrado los hechos desleales que cometí en mi ondulante vida.

Claudia se lució con ese chico en la universidad y entre sus amigos. Se tomaban fotos que él colgaba en su página del hi5. Yo ya era parte del pasado. Sin embargo, llamaba a Claudia a su celular insistentemente, pidiéndole que nos volviésemos a ver. Cuando nos vimos, Claudia dejó sentada su posición: yo le estaba causando problemas y me pedía encarecidamente que me alejara.

Por esos días, en Huánuco, conocí a una chica maravillosa de la que todavía guardo espectaculares y apasionados recuerdos. Claudia percibió que había dejado de llamarla completamente. Empezó ella a llamarme a mí. Ya no me importaba si Claudia pensaba en mí o no. Vivía totalmente enganchado con la particular relación que empezaba a forjar con Elena, la chica que había conocido hacía poco. Claudia me citó para conversar. Accedí de buena gana. Le conté sobre Elena y sobre el positivo impacto que le imprimía mis días. Sospecho que a Claudia no le hizo mucha gracia mi repentino cambio.

Debido a los casi cinco años que llevábamos de conocernos, a la extrema confianza que nos teníamos y a que ella siempre me gustó, nos dejamos envolver por la pasión. Yo engañaba a Elena con Claudia y Claudia engañaba a su chico conmigo.

A mis amigos nunca les conté que hacía mucho tiempo que Claudia y yo ya no éramos enamorados. Me gustaba que ellos pensasen que Claudia todavía era mía. Algunos la conocían y la encontraban muy linda. La cara y las tetas de Claudia eran -y son- su mejor carta de presentación. Secretamente, me sentía halagado cuando me preguntaban cuánto tiempo teníamos de enamorados. "Ya casi cinco años", decía yo. "¡Asu! ¿Cuándo se casan?", preguntaban ellos. Estos amigos no sabían cuán desigual, poco atípica y desnivelada era nuestra relación. Incluso a mis padres, los mantenía bajo el engaño de que Claudia y yo éramos felices y duraderos enamorados.

Un amigo de la facultad vio a Claudia y su chico en un concierto que Mar de Copas dio en el Polideportivo de la Católica. Azuzado por su espíritu chismográfico, me contó sobre su avistamiento al día siguiente. Tuve que confesar que entre Claudia y yo ya no había nada.

Al cabo de un tiempo. Claudia simplemente ya no soportó la doble vida que llevaba. Incluso, una vez, mientras nos vestíamos, ella lloró quedamente pues no le gustaba estar engañando a su chico. Había ocasiones en las que me mostraba los amorosos y tiernos mensajes de texto que él le enviaba. Yo me sentía poderosamente bien al estar con la chica de ese chico. Le preguntaba a Claudia si con su chico ya habían tenido algo más que mojigatos besos. Ella me dijo que no, que le era difícil hacer eso con alguien que apenas conocía. El chico le gustaba, pero de ahí a dar varios pasos adelante en la relación había mucha distancia. Cuando conocí a Claudia yo ya había tenido muchos encuentros sexuales. Era un tipo experimentado. Me había costado mucho liberar a Claudia de los constreñimientos morales y cucufaterías que nublaban su espíritu.

Claudia terminó con su chico. Luego, me obligó, usando cierto tipo de chantaje, a terminar con Elena. Me dolió mucho tener que hacerlo, pero por el bien de Elena, no tenía escapatoria.

Volvimos a establecer una relativa estabilidad en nuestra relación. Hacíamos de todo excepto etiquetarnos como enamorados, esto último, a encarecido y firme pedido de ella.

Ella encontró un trabajo que la mantenía ocupada de lunes a sábado. Yo encontré un trabajo que me mantenía ocupado de martes a sábado. Durante gran parte del 2009 mantuvimos una excelente relación. Como buen reincidente, conocí a una chica en una discoteca de Los Olivos con la que aún mantengo una sentida, algunas veces esporádica y curiosa relación. Sobre esta relación Claudia no se llegó a enterar. Es verdad decir, que ella ya no me fiscalizaba tan puntilosamente como antes. Yo tampoco. Nuestros trabajos nos distraían la mente.

A mediados de año, agobiados por ciertas dedudas, tuvimos que vender la casa de Los Olivos en la que había pasado la mayor parte de mi vida. Compramos una casa, mucho más chica, en La Perla. Claudia y yo ya no nos veíamos tan frecuentemente. Ahora nos separaba una distancia en auto de treinta minutos.

Al terminar el año, no renové mi contrato con la empresa en la que trabajaba porque quería dedicarme a algo que estuviera mucho más relacionado con la profesión que había estudiado. Los últimos tres meses de este año los he estado pasando en la búsqueda de un promisorio trabajo. Esta búsqueda aún continúa.

El año 2010 trajo consigo cierta indiferencia por parte de Claudia. Ya no venía a visitarme tan seguido a mi casita de La Perla. Ni siquiera me telefoneaba. Preocupado y angustiado por esa sucesión de hechos, tan atribulado como el personaje de Martín cuando Alejandra se alejaba de él en la Sobre héroes y tumbas de Sábato, decidí encararla.

Por teléfono, ella me dijo que era mejor para mí que ya no nos viésemos.
-¿Por qué?-la interrogaba yo, con la voz entrecortada, la nariz acuosa y los ojos a punto de ser arrasados por goterones de lágrimas.
-Porque yo no puedo verte tan seguido como tú quieres, Dani.
-Pero sólo te estoy pidiendo que vengas a verme un día a la semana. O que yo pueda verte a tu casa-le suplicaba yo, buscando una salida.
-No, Dani. Yo estoy muy ocupada. La verdad no sé cuándo pueda volver a verte. No quiero hacerte daño. Me siento mal de saber que sufres. Por favor, has de cuenta que no existo.
-Ya ni siquiera me llamas-decía yo, la cara bañada por las lágrimas.
-Es que no tengo tiempo, Dani.
-¿Cómo no vas a tener tiempo? ¿Cuánto tiempo te puede tomar hacer una puta llamada, Claudia?-le reclamaba, los mocos resbaládose por el brazo que sostenía el auricular.

Yo sospechaba que hubiese podido retomar la relación con su ex chico. En la tarde de ese día, impelido por los mórbidos celos, traté de entrar a la página de hi5 de ese chico. La página tenía acceso restringido. Sin embargo, en la foto de protada estaban él y ella, abrazados y mirando sonrientes a la cámara. Sentí, literalmente, ganas de desaparecer y olvidarme de todo y de todos. Me tomó un tiempo pensar las cosas friamente y tomar una actitud más tranquila.

-¿Y la foto que tiene contigo en el hi5?-le increpé.
-Dani, esa foto seguramente es de hace tiempo. El hi5 es una tontería. Por ejemplo cuando yo estuve con él y una vez revisé su hi5 encontré comentarios de ex enamoradas que le decían cosas cariñosas. Él me dijo que no se había dado cuenta y que las iba a borrar. Dani, entiende, no estoy con él ni con nadie. Lo que pasa es que simplemente estoy muy ocupada.

Sus argumentos no me convencieron.
-Esta bien, Claudia. Si ya no me quieres ver, perfecto. Voy a desaparecer de tu vida y no te voy a volver a llamar o buscar. Y te ruego que tú no lo vuelvas a hacer, aunque sé que eso no te va a costar ningún trabajo porque, desde hace tiempo, ya no te interesa llamarme.

Y colgué. Muy molesto, triste, sin motivos para seguir viviendo. La chica con la que había pasado 7 años de mi vida, se alejaba indefectiblemente de mí. Mientras me alejaba del teléfono, esparaba que Claudia lo hiciera sonar y me dijera "perdóname, Dani, olvida todo lo que te he dicho, te amo". Pero ella no volvió a llamar.

Si seguía encerrado en mi cuarto me iba a intoxicar con los diversos pensamientos que asaltaban mi mente: Claudia y él paseando por ahí, dándose besos, burlándose de mí. Quizá no era ese chico, de repente era otro. Quien fuera, estaba seguro que el motivo de esa sorprendete defección por parte de ella se debía a que había encontrado a otra persona. Decidí odiar a Claudia con todas mis fuerzas. Para cortar la intoxicación mental, salí a caminar por el Centro de Lima. Fui a Quilca a ver libros. Ya tenía en mente adquirir el último libro de Renato Cisneros "Nunca confíes en mí". Lo compré. La historia me envolvió desde que empecé a recorrer sus hojas en el asiento del cochambroso bus que me trajo a casa. Mientras leía la historia y me enredaba con sus personajes, las ideas libertarias en materia de amor, que alguna vez absorbí de los libros de Bayly, volvían a fortalecerse con el libro de Cisneros.

Comprendí, nuevamente, que era absurdo vivir en una inquina venenosa con las personas; sobre todo si con esa persona has vivido siete maravillosos años. No quería parecerme a los personajes de ese libro, Amanda y Gabriel, que luego de haberse amado tan intensamente terminan odiándose y obliterándose. No podái odiar a Claudia. Siempre la iba a querer sea cual fuese la circunstancia. Ella es un ser humano, y como ser humano, sus sentimientos cambian, sus actitudes varían. Había que ser comprensivo con ese hecho. Además, qué cuajo tenía yo para reclamarle algo ¿acaso no mantenía una relación con la chica de la discoteca? A ella también la había herido. Sentía que le debía una disculpa a Claudia y a la chica de la discoteca.

El libro lo compré un domingo a las cuatro de la tarde. A las cuatro y quince empecé a leerlo. A las tres de la mañana había acabado de leerlo. Decidí mantenerme despierto y, muy temprano por la mañana, ir hacia Los Olivos y conversar con Claudia antes que ella tomase su combi para el trabajo.

Estaba hermosa como siempre. Sus tetas grandes me seguían turbando. A pesar de eso, despejé mi cerebro y le dije que disculpara lo obtuso de mi mente; que había cambiado de parecer y que no tenía sentido que yo la odiase y me malquistase con ella; que comprendía las relaciones humanas; que si ella pensaba tener enamorado yo no me opondría en modo alguno su voluntad -ella insistió en que no había nadie. Igual, no le creí-; y que si le placía buscarme esporádicamente, pues que lo hiciera; si tuviera problemas, que no dudase en buscarme, que yo siempre la socorrería; que en mí tendría un amigo para toda la vida.

Ella me abrazó, allí en la combi. Habíamos subido juntos y ella continuaría su recorrido hasta Metro de La Marina para luego abordar otro vehículo. Yo bajaría en Faucett para tomar otro carro que me dejase en mi casa.

Me abrazó y algunas pequeñas lagrimitas asomaron. La enterneció mi grado de entrega y comprensión. Luego, hablamos de otros temas, como dos buenos amigos. Al despedirnos, nos dimos, no sé si accidentalmente por parte de ella pero sí muy intecionalmente por parte mía, un beso "media luna". No pensaba hacerlo y se me ocurrió a último momento. Ella no se resistió. Creo que ambos lo tomamos como el sello final de un romance que duró mucho tiempo.

Le dije si podíamos salir este Viernes Santo. Ella me dijo que sí.

Horas después, llamé a la chica de la discoteca y le ofrecí mis más sinceras disculpas. Ella no merecía la "carta" que le escribí. Aceptó que nos veamos el día Jueves Santo en la noche. En la cita, durante el transcurso de ella, nuestra amistad quedó restaurada. Pasamos la noche juntos en un hotel de San Martín de Porras, afianzando nuestros lazos más puros de amistad.

Llegó el Viernes y Claudia no me llamó. Esta vez no sentí ese deseo compulsivo de llamarla y pedirle explicaciones. La literatura de Sábato, de Wilde, de Bayly y Cisneros habían obrado magnificamente en mí, en el terreno amoroso. No me causaba agobio pensar que Claudia pudiese estar viendo a otro chico, es más, deseaba que fuese así. Claudia, como cualquier persona, tiene derecho a estar con quien desee.

Este relato es una prueba que demuestra que he superado satisfactoriamente esos celos aniquiladores de cualquier tipo de relación humana. Es una prueba de que la Literatura es un medio fundamental que nos ayuda a comprendernos mejor a nosotros mismos a través de sus ficciones, y a salvar lo más bello que debe perdurar entre dos o más personas: la amistad.

Ahora, voy a escribirle un mensaje de texto a la chica de la discoteca, leer el diario, bañarme, salir a caminar y regresar para ver el Clásico.

viernes, 2 de abril de 2010

Coloca tu propaganda que nadie te va a sancionar

Todo candidato a lo que sea, debe mostrar total transparencia en sus actos y dichos. Más aún, si ese candidato se postula a ocupar un cargo público. Además, el candidato debe guiar su accionar de acuerdo a lo que estipulan las leyes democraticamente establecidas.

El señor Luis Castañeda todavía adeuda una explicación clara y meridiana sobre el caso Comunicore. Por si fuera poco, en su edición del día de hoy, el diario Perú 21 informó que el JNE ha abierto 17 procesos de fiscalización, actualmente en cuarso. Uno de esos procesos atañe a la Municipalidad de Lima pues se encontraron banderolas que cuyo contenido contraviene las normas de publicidad estatal. Es decir, hay propaganda municipal en la que se anuncia la puesta en marcha de una obra y se coloca el nombre del alcalde.

La norma lo estipula sin ambages: "La publicidad estatal, permitida por excepción (servicios esenciales), en ningún caso podrá contener o hacer alusión a colores, nombres, símbolos o signos similares, de tal forma que la ciudadanía la relacione, directa o indirectamente, con una organización política".

Si una persona dice que se postula a un cargo público para servir a sus conciudadanos, una vez que llega al poder ¿por qué tiene que estar colocando su nombre en los carteles que publicitan la construcción de una carretera, de un puente o de un hospital? ¿No basta solamente con colocar que la obra se está gestionando mediante tal o cual organismo del Estado? Es que los políticos no pierden oportunidad de promocionarse con recursos que se generan de los bolsillos de los sufridos contribuyentes.

De tener algún tipo de poder, yo decretaría que en ningún cartel de propaganda estatal debe ir consignado el nombre del alcalde, presidente u autoridad, sea
época electoral o no; solamente los detalles del proyecto.

En el diario se menciona también que el alcalde de San Juan de Lurigancho "ha invadido la jurisdicción con su rostro y su nombre".

Por otro lado, he podido notar que en las recientes emisiones televidas de la Expoferia de las Américas, afincada en estos días en San Juan de Miraflores, el "popular" Marco Antonio muestra un video acerca de las obras que ha realizado el alcalde de dicho distrito. ¿Con qué dinero habrá financiado el burgomaestre tal propaganda televisada? ¿Será dinero proveniente de las arcas municipales que le pertenece al sufrido pueblo de San Juan que paga sus impuestos? Las autoirdades respectivas tendrán que investigar.

Hay cierta clase de gente que avinagra y afea la política del país, que ya bastante deslucida está.

Hasta pronto.

Expoferia de las Américas

En el proceso de enviar CVs a diferentes empresas mineras, abrigando la esperanza de que alguna de ellas tenga a bien contratar mis servicios de imberbe ingeniero de minas, ocupo mi tiempo leyendo los diarios en las mañanas (Peru21 o Correo) y alguna que otra novela. A pesar de contar con un televisor -generoso y desprendido regalo de mi hermano Manuel- en mi cuarto, prefiero mantener tal aparato apagado.

No obstante, de vez en cuando, enciendo la TV a eso de las diez u once de la mañana, con el fin de ver la una y mil veces repetida Expoferia de las Américas, transmitida por el canal 11.

No podría explicar cabalmente por qué me gusta ver ese programa. Pero podría decir que me entretiene el escuchar las singulares palabras que aquellos sagaces vendedores utilizan para promocionar sus "novedosos" productos. Llevo una lista mental de los vocablos y frases que más manidas por esos vocingleros y paporreteros comerciantes: "de manera rápida y sencilla", "más fácil que darle un besito en la boca al esposo", "es realmente maravilloso", "de manera formidable", "papis traigan a los chicos, chicos traigan a los papis", "este producto es la novedad de la feria", "este producto ha ganado premios internacionales", "tu vecina Rosa la rumorosa se va a jalar los pelos de la envidia", "nos quedan pocas unidades, apresúrense a comprar", "esta es nuestra última semana", en fin.

Otro rasgo muy característico de ese programa es que siempre que mudan a un lugar y se establecen en él, lanzan en las pantallas de RBC la fecha límite de su estadía en el lugar escogido. Una vez alcanzada la fecha mencionada, enuncian una nueva fecha límite en su permanencia. De ese modo, lo que inicialmente debió haber durado una semana, termina durando un mes o más.

Hay dos rasgos que quiero resaltar y que me joden sobremanera:

1) Lo que acabo de mencionar. Al igual que la mentada Expoferia de las Américas, los peruanos tenemos la mala constumbre de postergar las cosas, de dilatar los tiempos, de no cumplir con la palabra empeñada. Si los señores de la Expoferia dicen que se quedan en el lugar A hasta la fecha B pues deberían cumplir su palabra y largarse una vez cumplido el plazo. Si argumentan que tienen pocas unidades para vender, ¿por qué demonios esta Expoferia se extiende indefinidamente? Similar situación ocurre cuando una persona aborda una combi vacía estacionada en cierto lugar. El chofer tiene detenido el vehículo pues quiere llenarlo. El cobrador llama vocingleramente a la gente para que atiborre su combi. Cuando el vehículo está razonablemente lleno, los pasajeros protestan y le increpan al chofer que ponga primera y arranque. El chofer dice que va a avanzar. Es ahí donde viene la "mecida" que, al igual que en la Expoferia, sufrirá el ciudadano: el chofer hace el ademán de avanzar, hace rugir su motor, pero el vehículo apenas se ha movido un par de centímetros.

2) Hace unos meses compré, en un puesto de Las Malvinas de la Avenida Argentina, un celular que, creí, era un iPhone. El aparato en cuestión era muy parecido al iPhone pero no era tal. De eso me di cuenta después. Sin embargo, el artefacto sí contaba con el sistema WiFi, que era lo que me importaba en realidad. Días después vi el mismo aparato, que adquirí en la Avenida Argentina, promocionado en la Expoferia de las Américas como la "mini computadora laptop de bolsillo". Por supuesto, el precio al que lo compré en Las Malvinas fue algo menor al de la Expoferia. Cierto día, sin mediar un motivo aparente, la lectora de memoria de mi "WiFi Phone" (ese nombre está escrito al reverso del aparato) se malogró. Me frustró ese hecho pues yo siempre escuchaba la música que tenía almacenada en la memoria de 2GB que contenía el celular. Fui a Las Malvinas a que me reparasen el desperfecto. Me dijeron que como el celular era un celular chino, no contaban con los repuestos. O sea, era imposible arreglar o cambiar la tarjeta de memoria. Esto me enseñó algo: a) nunca comprar cosas novedosas, pues dificilmente hallaré sus repuestos en el mercado, b) nunca más comprar celulares chinos, pues se te estropean al poco tiempo.
Entonces, estos señores de la Expoferia anuncian a esa "mini computadora laptop de bolsillo" de manera pomposa, con bombos y platillos. Pero, señores de la Expoferia, si se avería alguna pieza de ese "celular-mini laptop", ¿me venderán ustedes los repuestos necesarios? ¿me brindarán la asistencia técnica adecuada? Eso no lo mencionan, ¿por qué será?

Me queda decirle a la gente que tenga más cuidado al momento de realizar sus compras, evalúen bien el producto, para que no se quemen como me quemé yo.